Por: Ana Belén González Pinos. Consultora y formadora, miembro de la Academia Castellana y Leonesa de Gastronomía y juez catadora internacional de quesos.

Hoy todos son ganadores. Más de cuatrocientas medallas se han traído los quesos de nuestro país de los World Cheese Awards, un evento que se celebró el pasado 18 de octubre en Bérgamo, Italia. 

Los seis continentes, representados a través de más de 3.800 quesos de todo el mundo, y expuestos ante 260 jueces, se han visto reflejados durante tres días en la ciudad italiana. Dentro de estos World Cheese Awards, los eventos han sido varios y diversos: el concurso oficial, distintas actividades en la ciudad alta (Patrimonio de la Humanidad) y exposiciones con los ganadores de las treinta y una ediciones anteriores. Todo por y para el mundo del queso. Difundiendo cultura.

En el certamen, no hay un número exacto de medallas para entregar. En cada panel de cata tenemos asignadas un número que vamos dando. Eso sí, hay una pegatina denominada SuperGold para el mejor queso de la mesa. Sólo uno será el elegido para pasar a la gran final entre los oros que se hayan dado. 

Entre tres y cuatro personas formamos el grupo de jueces encargados de puntuar cada panel que consta de entre cuarenta a cuarenta y cinco quesos. Aquí se valora y puntúa todo: la apariencia visual, aroma, textura, sabor… Así, cada juez pondrá su puntuación y la suma de los tres será la que determina si tienen o no medalla. Hay muchos quesos que se van con las manos vacías. 

En mi grupo solo se otorgaron dos oros, una plata y tres bronces porque el resto no llegaban a las mínimas puntuaciones marcadas para obtener premio. Como ya he dicho, no todos los quesos se premian, es importante remarcar este hecho.

Nuestro país, rico en cantidad y calidad, suele salir muy bien parado en este evento anual. Es más, la gran final de este año, donde 16 jueces defienden su queso (elegido entre los supergold), fue una de las más reñidas de la historia del certamen. La DOP Torta del Casar Virgen del Prado estuvo durante muchos minutos en la primera posición. Hasta que llegó un Parmigiano que la superó. Y a estos dos, el flamante ganador: Rogue River Blue.  

De esta manera, por primera vez, un queso norteamericano se alzaba como mejor queso del mundo. Este no es cualquier queso, sino una maravilla de queso, como no podía ser de otra manera. Elaborado en Oregón y con leche biológica de vaca. Este queso se madura unos once meses en cueva y está envuelto en hojas de parra de uva Syrah. Estas hojas anteriormente han sido empapadas en licor de pera. Fue Bruno Cabral, juez brasileño, el que lo defendió. 

Rogue River Blue (USA) queso ganador del World Cheese Awards 2019
Rogue River Blue, queso ganador del World Cheese Awards 2019
Fuente de la imagen: Revista Origen

Ante estos alegatos es cuando realmente se demuestra públicamente no sólo la valía del queso, sino también la profesionalidad, experiencia y los conocimientos técnicos y gastronómicos del juez. Exponer con sólidos y argumentados motivos, la elección y defensa de un queso es un requisito sine qua non para esta gran final. 

En cuanto a los quesos españoles, varios con supergold, además de la Torta, también destaca Don Merendón, un queso ecológico de Cuenca que se encuentra también entre los 16 mejores del mundo.

Son Vives y Subaida llevan su galardón a Menorca. El Boqueño (Cádiz), Finca de Uga (Gran Canaria), Azcarra (Idiázabal), Montbrú (Barcelona), Los Cameros (La Rioja), Villarejo (Cuenca)….

Son estos los que saldrán después en los medios aunque también son muchos los que han traído platas y los bronces a nuestro país.

Uno de los triunfos más celebrados este año ha sido el del Galmesano, el primer queso de pasta cocida de España elaborado en Arzúa, (A Coruña). Sus tres medallas, una plata y dos bronces, son muy meritorios ya que, y créanme, en Bérgamo los Parmegiano y Grana Padano eran mayoría y jugaban en casa.

Sí, nuestros quesos son campeones, ganan medallas y paladares alrededor del mundo. Por eso, los verdaderos triunfadores son todas y cada una de las personas que día a día elaboran su producto con el cariño y el convencimiento de estar haciendo el mejor queso posible.

¡Enhorabuena a todos!