En el último año, el kale se ha ganado su estatus como un súper alimento de los tiempos modernos. Se trata de un alimento delicioso, versátil y una gran fuente de vitamina A, que ayuda a mantener nuestros ojos funcionando correctamente.

El kale es también muy popular para perder peso, ya que posee un bajo contenido calórico, un alto valor nutritivo y una gran riqueza en fibra.

Se trata de una de las mejores alternativas populares a la espinaca, la acelga y la col.

Si aún no has probado el kale, está claro que este es tu momento, ya que cada día son más las alternativas para integrarlo en tus platos.

A continuación te mostramos 8 maneras distintas de cocinar el kale:

Maneras de cocinar kale

Chips de kale con canela y sal

Solo con un poco de aceite, sal y especias puedes llevar a cabo la alternativa más saludable a las patatas fritas en cuestión de minutos. Esto es perfecto para vencer los ataques de hambre a media tarde o para servir como un delicioso tentempié a tus visitas.

Kale asado con sésamo

Como la mayoría de los vegetales de hojas verdes, la col rizada o kale es más versátil de lo que creemos. Este alimento asado con semillas de sésamo y aceite se obtienen resultados muy crujientes, con un sabor que recuerda al de la nuez. Esta receta de inspiración asiática es excelente por sí sola o como un acompañamiento saludable.

Tortilla de kale, Ricotta y Calabaza

Mezclar la col rizada en polvo con huevo es una manera fácil de colar algo de “verde” en las dietas de los niños. Combinado con ricotta y calabaza asada, este plato ligeramente dulce será un gran éxito entre los más pequeños.

Estofado de kale y salchicha

Las verduras de invierno, como el kale, son el complemento perfecto para la salinidad del cerdo. Con semillas de hinojo y cáscara de limón sobre una salsa de tomate dulce, elaboramos un plato lleno de sabor.

Arroz Frito con calabaza, kale y nueces

Esta es una cena perfecta para agotar los restos de carne u otros alimentos que puedas tener en la nevera. Condimentado con canela y clavos de olor, te gustará el olor del kale de este estilo forma asiática.

Kale, chorizo, croutons y huevo pochado

Si quieres comer kale de forma épica, debes reproducir este plato con influencias francesas. Solo tienes que saltear el kale con el chorizo, añadir unos croutons y corona con un huevo pochado.

Pasta gratinada con kale, salchicha y ricotta

Esta receta de pasta es ligeramente cremosa y tiene un punto muy interesante. Si le añadimos algo de queso rallado conseguiremos que este plato destaque entre cualquier otro.

Ramen con kale y setas de temporada

Este ramen es la felicidad hecha tazón: con pasta de miso blanco se obtiene el equilibrio entre el punto dulce, caliente, salado y ácido. El kale aporta un punto crujiente a la receta que marida perfectamente con la textura de las setas. Sin duda un plato de diez.

Con todas estas formas de preparar kale, ya no deberías tener más excusas para incorporar este superalimento a tu alimentación.