Por: Jesús Lucerón, periodista y Communications Assistant en LID

Todos nos hemos preguntado alguna vez qué tipo de alimento es exactamente un aguacate, ya que su inclusión en todo tipo de platos salados, su escasa dulzura y su gran versatilidad nos hace pensar que se trata de un vegetal. Pues bien, que no te confunda su color verdoso porque el aguacate es una fruta exótica.

La composición del aguacate lo convierte en un alimento extraordinario con cada día más seguidores. Se trata de una fruta fresca compuesta no principalmente por hidratos de carbono, sino por grasas, las cuales constituyen el 23% de su peso total. Y cuando hablamos de grasas, lo hacemos de grasas sanas, monoinsaturadas como las del aceite de oliva.

Por su alto contenido en potasio, vitamina C, E y B6 es conocido el aguacate como una de las mejores opciones para la gran mayoría de dietas. Este alimento es popularmente consumido antes de la actividad física, ya que ayuda en la hipertrofia muscular y proporciona energía para el entrenamiento, debido a su riqueza en proteínas que ayudan a recuperar el músculo y a construir músculo nuevo.

Las grasas sanas, monoinsaturadas constituyen el 23 % del peso total de un aguacate.

Esta fruta también evita la fatiga muscular porque combate los radicales libres que surgen debido al ejercicio intenso, ayudando también a quemar la grasa corporal. Por ser tan rica en potasio, promueve el desarrollo del musculo, evitando calambres, fatiga y astenia.

Además de estos populares beneficios, vamos a contarte 6 de las particularidades que el aguacate es capaz de conseguir y que probablemente no sabías.

La vista

Esta cremosa fruta es además uno de los mejores aliados nutricionales para la vista. El aguacate contiene zeaxantina y luteína, que son dos fitoquímicos (sustancias que generalmente se encuentran en los vegetales) y que son esenciales para la salud ocular. Se trata de dos compuestos que actúan como antioxidantes en el ojo y se encargan de reducir el riesgo de desarrollar degeneración macular que suele ir asociada con la edad.

El corazón

Si hay un alimento bueno para nuestro corazón es el aguacate. Se trata de una fruta que posee un alto contenido en ácido fólico, uno de los mejores elementos para prevenir en la actualidad las enfermedades cardiovasculares o ataques de corazón. Muchos se niegan a consumirlo por su alto porcentaje en grasas, pero la clave, como siempre, está en el equilibrio. No se trata de consumir dos o tres aguacates diarios, pero sí medio al día o dos piezas a la semana.

Salud oral

La vitamina B2, que también está presente en este alimento contribuye al refuerzo de los dientes y su protección. Por su parte, los compuestos del aguacate previenen las enfermedades bucales y la aparición de caries. Estos suelen ser problemas que se presentan sin importar la edad.

El cabello

Si creías que el aguacate solamente se ingería, estás muy equivocado, porque también es un infalible aliado a la hora de reparar el pelo dañado. Entre sus propiedades más relevantes destacan la restitución del cuero cabelludo, evita la aparición de caspa, repara la resequedad capilar. Además, su aplicación también es útil en el tratamiento de la psoriasis y favorece a la producción de colágeno.

Colesterol

La ingesta del aguacate conlleva una reducción del colesterol LDL (colesterol malo) y en general de los triglicéridos. De esta manera, la sustitución de los ácidos grasos saturados, presentes en muchas dietas, por los insaturados de los aguacates, nos conducen a una dieta cardiosaludable y libre de colesterol.

Fuente de fibra

La fibra ofrece múltiples beneficios para nuestra salud, entre ellos mejora el funcionamiento del aparato digestivo y el colon, además de prevenir malestares como el estreñimiento.

Por su parte, el aguacate forma parte de los 10 alimentos con mayor cantidad de fibra, y solo en una pieza pueden encontrarse entre 10 y 12 gramos de fibra.