Por: Jesús Lucerón, periodista y Communications Assistant en LID

Generalmente conocemos el wok como el establecimiento de cocina oriental cuyos platos se elaboran en una sartén profunda con la parte de abajo más estrecha, denominada wok. Pues bien, este tipo de restaurantes deben su nombre a la preparación de productos en dicha sartén

El wok es una herramienta similar a la sartén, pero con una forma más cóncava y profunda que nos permite realizar cocciones a temperaturas bastante altas y de manera mucho más rápida que con una sartén convencional. A su vez, al no contar con una superficie plana, permite aprovechar una fuente de calor más focalizada. De esta manera se consigue el ahorro de combustible que se esté usando.

La técnica de cocina más popular para el uso del wok es el salteado, ya que que los alimentos se deben cocinar a alta temperatura y estar en constante movimiento. Así se consigue que nuestra comida quede dorada con un interior o corazón crujiente.

Además, la utilización del wok también es especialmente conocida por ser sana, debido a que apenas utiliza grasa, permitiendo realizar cocciones muy breves que ayudan a conservar intactos los nutrientes de los alimentos.

A continuación, dejamos una serie de consejos útiles y necesarios para conocer sus particularidades y comenzar a dominar la técnica del wok.

  1. Cocinar con wok precisa de fuego fuerte y muy poco aceite. El salteado es una cocción rápida que requiere fuego vivo, ya que si salteamos con poco fuego los alimentos perderán su jugo y quedarán blandos y secos. La aplicación de poco aceite tiene el principal objetivo de conseguir que los alimentos queden crujientes y jugosos, lo que a su vez los hace más saludables.
  2. A la hora de cocinar un salteado deben ir introduciéndose los alimentos en orden de cocción: primero los que tardan más en y después el resto. La zanahoria, por ejemplo, tarda más en cocinarse que la cebolla.
  3. Prepara todos los alimentos antes de cocinarlos. Debido a la rapidez que caracteriza la cocina al wok, los ingredientes que se vayan a preparar deben estar preparados y cortados antes de encender el fuego. También deben cortarse todos en tiras o dados del mismo tamaño para evitar que unos queden crudos y otro muy hechos.
  4. Remueve constantemente los alimentos en el wok. Así nos aseguramos de que queden cocinados de manera uniforme. La técnica para cocinar con wok consiste en agarrarlo por el mango y realizar movimientos enérgicos adelante y atrás haciendo saltar los alimentos sobre las paredes de la sartén.
  5. A la hora de terminar la cocción, limpia siempre el wok. Para realizar una buena limpieza los expertos recomiendan hacerlo sobre el fuego, vertiendo agua y frotando con un cepillo suave para despegar los restos de comida de su interior. Posteriormente, se debe secar con un papel seco y pasar otro mojado en aceite de oliva para reparar la sartén.